martes, 11 de agosto de 2009

Belleza efímera...


Esta es una de las cosas a las que me refiero con pequeñas cosas que valen la pena. Cuando me he levantado esta mañana y he visto el vasito con las rosas enseguida he pensado que os lo tenía que enseñar. Y lástima que no las podáis oler! La pena es que duren tan poquito, pero igualmente en el rosal se hubieran marchitado.

Además os tengo que contar que el vaso (que en la foto no se ve) era mi preferido cuando iba a casa de mi abuela, así que cuando dejó su casa, me lo apropié, por lo que doblemente bonito...

No hay comentarios:

Publicar un comentario